Virtualización de servidores sin mediación

Programas de virtualización compilados en el interior del kernel

El rasgo distintivo principal entre los Servidores Privados Virtuales KVM y prácticamente el conjunto de los demás servidores virtuales reside en la tecnología de virtualización en sí. Por medio de KVM, ya no hace falta ejecutar programas de virtualización especiales en la máquina anfitriona – en cambio las instrucciones del software necesarias se elaboran dentro del sistema operacional del host. Esto reduce significativamente los recursos que el servidor tiene que dejar de lado con el fin de usar aplicaciones adicionales haciendo, en cambio, dichos recursos disponibles para las máquinas huésped. Sin este eslabón de comunicación extra también reduce los tiempos de espera de entrada/salida, haciendo que su VPS corra realmente más rápido.
Virtualización de servidores sin mediación

Una utilización de los recursos mucho mejor

Asignaciones de servidor a su entera disposición

Sin la sobrecarga que equivale a la existencia de un nivel de virtualización extra a través del cual se encamina el flujo de datos completo en dirección al servidor principal, los Servidores Privados Virtuales KVM se pueden beneficiar de una utilización de recursos del servidor considerablemente mejorada. Las instrucciones de la virtualización KVM se incorporan dentro del tienen una integración directa en el kernel del sistema operativo de la máquina anfitriona, lo que significa que todos y cada uno de los Servidores Privados Virtuales dialogan con el hardware del servidor en forma directa. La comunicación menos redundante equivale a un rendimiento en condiciones reales mucho más rápido si se compara con otras soluciones de virtualización.
Una utilización de los recursos mucho mejor

Un SO de su preferencia

Obtenga el SO que desee

Mediante el Servidor Privado Virtual, es posible contar con la independencia completa del servidor madre cuando se trata del sistema operacional. Los programas de virtualización KVM garantizan que los intermediarios se eliminan completamente de la comunicación entre las máquinas guest y el el servidor físico, sin la necesidad de pasar por una capa de virtualización separada. Pues, si cuenta con el disco ISO correcto, no habrá nada más fácil de poner un sistema operativo que se pueda aplicar en su servidor – a partir de las versiones de Linux más impopulares e también la última edición de Windows Server.
Un SO de su preferencia
  • Centro de Datos de EEUU
  • Centro de Datos de EEUU

    Steadfast, Chicago, IL